¿Por qué sigo sin empleo?

¿Por qué sigo sin empleo?

Como consecuencia de la destrucción masiva de puestos de trabajo durante los últimos años, miles de personas en la actualidad se encuentran en la difícil coyuntura de estar en desempleo, y en muchas ocasiones no saben cómo salir de esta situación. El desempleo de larga duración puede causar estragos en la autoestima y el bienestar de una persona, y peor aún, las grandes lagunas en el currículum que provoca el desempleo actual, también puede marcar a la persona desempleada y hacer que su búsqueda se prolongue más en el tiempo.

Existen muchas razones por las cuales una persona permanece en desempleo y en este post voy a tratar de proporcionar una serie de consejos para ayudaros a esquivarlas.

El estigma de estar en desempleo.

Consciente o inconscientemente, muchos empresarios tienen prejuicios a la hora de contratar a una persona que está en desempleo, sobre todo si ha permanecido sin trabajo durante más de seis meses.

Un estudio titulado “El estigma psicológico del desempleo”, ha encontrado prejuicios por parte de los directores de Recursos Humanos a la hora de seleccionar a un candidato que en la actualidad está en desempleo, y estos prejuicios aumentan en función de la duración del mismo. Esta discriminación, muy común en la actualidad, se basa en el estigma psicológico asociado al desempleo, por el cual los empresarios perciben a las personas que se encuentran en esta situación como menos competente y con menor empleabilidad que las personas con trabajo.

¿Cómo vencer esto?

Es importante desarrollar y mantener una buena imagen profesional y proyectarla a través de las herramientas 2.0. Tener un perfil activo en linkedin y hacerte visible participando en los grupos, es una buena manera de darte a conocer como profesional dentro de tu área de actividad, y demostrar que estas desempleado pero no parado.

Permanecer activo participando en acciones de voluntariado relacionadas con tu ocupación, es una opción muy favorable, ya que te permite mantener y ampliar tus competencias profesionales y evidenciar que los huecos en tu currículum durante el desempleo han estado ocupados en la realización de proyectos altruistas.

Realizar cursos de formación online y/o presenciales te va a permitir actualizarte dentro de tu sector y ampliar tu formación. Las personas que continúan formándose demuestran que están dispuestos a esforzarse para adquirir nuevos conocimientos que les permitan seguir siendo profesionales competentes. Una buena idea es evaluar tus capacidades y reforzar aquellas áreas en las que flaqueas, demostrando así una mayor cualificación profesional que te hará ser más valorado.

No estas aprovechando bien las oportunidades en tu búsqueda de empleo.

Tener éxito en la búsqueda de empleo requiere en la actualidad de un máximo esfuerzo. Con una tasa de desempleo desorbitada, nos encontramos en un mercado laboral con muchos candidatos y pocos puestos de trabajo. Los empresarios saben que pueden ser muy exigentes a la hora de elegir a un aspirante, y buscan un prototipo de trabajador que reúna todo tipo de competencias y en el nivel más alto.

¿Cómo hacer frente a esta situación?

Preparar muy cuidadosamente tu respuesta para cada oportunidad de empleo. Tu currículum y tu carta de presentación tienen que estar adaptados a cada oferta por la que postules.

Preparar muy a fondo las entrevistas de trabajo. La competencia es demasiado difícil para dejar tu entrevista en manos de la improvisación.

Es importante cuidar tu reputación en las redes sociales. Muchos empresarios y directores de Recursos Humanos rastrean las redes en busca de información relevante para completar el perfil de los candidatos. No publiques información sobre ti que pueda ser contraproducente y procura acatar un código ético en las conversaciones que establezcas en Internet. Resiste la tentación de discutir, criticar a tu antiguo jefe o cosas similares, ya que puede ser leído por un reclutador y descartar tu candidatura.

La competencia es dura, pero la puedes superar si estás preparado, cuidas tu reputación online y aportas el  valor y diferenciación necesarias a tu marca personal para destacar entre la multitud.

No estas cuidando tu red de contactos.

Cuando estamos en paro, y más si éste se prolonga en el tiempo, sentimos vergüenza y evitamos salir y conocer gente. Esta tendencia al aislamiento es muy perjudicial para nuestra búsqueda de empleo, ya que el establecimiento de redes de contacto resulta fundamental para conseguir un trabajo.

¿Qué puedo hacer?

No pases todo el día delante del ordenador buscando empleo. Queda con algún amigo para tomar un café, sal y haz deporte al aire libre. Nunca se sabe dónde puede estar la oportunidad que estas buscando.

No pienses en la redes de contacto como algo forzado. Piensa que tienes que salir con amigos y  conocer gente nueva y así podrás hacer nuevos contactos de los que pueden surgir nuevas oportunidades.

Aprovecha las jornadas, los cursos, los talleres y las oportunidades de voluntariado para conocer gente y establecer contactos que te pueden resultar útiles en el futuro.

Estamos en un mundo defectuoso y a veces tremendamente injusto. No debes de soportar toda la culpa de tu falta de empleo, ya que sin duda la mayoría de los reclutadores podrían mejorar tanto los procesos de selección como la forma en la que tratan a los demandantes. Realiza tus mayores esfuerzos, mantén a raya el desaliento y busca la motivación necesaria para seguir adelante contra todo pronóstico.

¡Siguiendo estos consejos estarás más cerca de conseguir tu meta! ¡Ve a por ello!

 

Inteligencia Emocional para la búsqueda de empleo.

tumblr_static_eaf2y4njdfwo8cosgwc4c48ws_640_v2

Tienes la cualificación profesional y la experiencia suficiente para ocupar un puesto de trabajo con valor en el mercado laboral, conoces y aplicas las herramientas de búsqueda de empleo de forma adecuada, te has forjado una buena marca personal y te das a conocer a través de las redes profesionales y has obtenido logros que harán que cualquier organización dentro de tu sector esté interesada en contratarte. Comienzas tu búsqueda de empleo con todo este bagaje a tus espaldas y pasan los meses y no te llama nadie.

Esta historia es demasiado común en los últimos años entre las personas que están buscando un empleo. Con un promedio de 61,3 inscripciones por oferta de empleo (según datos del análisis realizado por Infojobs en 2015), puede que tu brillante formación y tu extensa experiencia ya no sean un plus para conseguir el empleo al que aspiras, ya que los empleadores están buscando un extra en los solicitantes, y la clave puede estar en tu inteligencia emocional.

Actualmente las empresas no solo buscan personas expertas en sus campos de trabajo, sino que quieren profesionales que cuenten con la inteligencia emocional necesaria para convertirse en un trabajador al que le resulte fácil llevarse bien con los compañeros/as y que funcione bien como parte de un equipo de trabajo. Si sientes que tu búsqueda de empleo ha llegado a un callejón sin salida, deberías  de observar tu nivel de inteligencia emocional y ver cómo puedes utilizarla para lograr resultados más exitosos.

Para conseguir un empleo tenemos que vendernos a las empresas y utilizar para ello una estrategia de marketing, como si fuéramos un producto que queremos que sea adquirido por un determinado tipo de cliente. Mostrar inteligencia emocional puede ser muy beneficioso para impulsar nuestras posibilidades de éxito en nuestra búsqueda de empleo.

Daniel Goleman en su libro Inteligencia Emocional defiende que la diferencia entre un trabajador “estrella” y cualquier otro ubicado en un punto medio, radica en un conjunto de habilidades, entre las que destacan el autocontrol, el entusiasmo, la empatía, la perseverancia y la capacidad para motivarse a uno mismo. Si bien una parte de estas habilidades pueden venir configuradas en nuestro equipaje genético, y otras tantas se moldean durante los primeros años de vida, la evidencia respaldada por abundantes investigaciones demuestra que las habilidades emocionales son susceptibles de aprenderse y perfeccionarse a lo largo de la vida, utilizando para ello los métodos adecuados.

¿Cómo puedo demostrar en mi proceso de búsqueda de empleo que soy un profesional con inteligencia emocional?

Durante la entrevista, es cuando tenemos que sacar todo nuestro potencial y demostrar que somos el candidato idóneo para el puesto de trabajo. Hablaremos de nuestras habilidades específicas relacionadas con la categoría profesional a la que optamos, poniendo de relieve también nuestras habilidades emocionales. Los empresarios utilizan el proceso de entrevista para formular preguntas sobre por qué quieres trabajar para la empresa, cuáles son tus objetivos profesionales y qué puedes aportar a la organización. Si en nuestras respuestas demostramos tener una buena inteligencia emocional, además de las habilidades específicas para el puesto de trabajo, es probable que seamos vistos como el profesional deseado. Por ejemplo, exponer de forma convincente los resultados exitosos de los proyectos que hemos llevado a cabo o nuestras habilidades para trabajar en equipo aludiendo a tareas desempeñadas en anteriores puestos, es una buena forma de demostrar que poseemos la capacidad necesaria para trabajar de forma eficaz con otras personas y resolver los conflictos que puedan surgir en el equipo de trabajo.

En esta línea, con el objetivo de medir la inteligencia emocional de los candidatos, los encargados de la selección de personal pueden realizar preguntas como las siguientes:

– Recuerda algún momento en que tuviste un conflicto con algún compañero de trabajo. ¿Qué hiciste para resolver ese problema?

– Explica un proyecto en el que fuiste parte de un equipo de trabajo. ¿Cuál fue tu rol dentro del equipo y cuáles fueron tus contribuciones? ¿Te sientes cómodo trabajando en con otras personas?

Mostrar a los empresarios que tienes capacidad para adaptarte a nuevos entornos y trabajar con una amplia variedad de personas, evidencia una de las cualidades de las personas con inteligencia emocional, la flexibilidad. Las empresas quieren trabajadores que se adapten a los cambios que puedan surgir en el camino y poseer estas habilidades va a garantizar el éxito en una amplia variedad de situaciones.

Las personas con inteligencia emocional se enfrentan a los desafíos que suponen la búsqueda de empleo. Son capaces de salir de su zona de confort, toman decisiones arriesgadas, se reciclan aprendiendo nuevas habilidades, asisten a eventos de networking o se unen a linkedin y lo utilizan para demostrar sus potencial como profesionales.

Otro de los atributos fundamentales de las personas con altos niveles de inteligencia emocional es la pasión y el entusiasmo, es esencial por tanto que lo demuestres durante tu búsqueda de empleo. Poner atención y energía en los proyectos que llevas a cabo o dedicarte a actividades de voluntariado, demuestra que le pones pasión a tu trabajo.

Otra forma de reflejar tus capacidades emocionales es siendo consciente de cuáles son tus fortalezas y debilidades. Conocer tus fortalezas te permite impulsar el enfoque que le vas a dar a tu búsqueda de empleo. Puedes exponer tus puntos fuertes en el currículum vitae, en tu carta de presentación y durante las entrevistas. Te ayuda a conocer cuales han sido sus logros y a sacar el máximo partido de ellos. Por otro lado recocer cuáles son tus puntos débiles te ayuda a trabajar para superarlos.

¿ Estas demostrando inteligencia emocional en tu búsqueda de empleo? Anótalo en los comentarios.

“La enseñanza de Sócrates «conócete a ti mismo» darse cuenta de los propios sentimientos en el mismo momento en que éstos tienen lugar– constituye la piedra angular de la inteligencia emocional.” Daniel Goleman.

Francisco Góngora.

Psicología para desempleados.

post_desempleo20151022-690x425

Consejos para mantenerse positivo durante la búsqueda de empleo.

Es normal sentir frustración, enfado, vulnerabilidad e incluso angustia cuando has perdido el trabajo y a pesar de tus esfuerzos de búsqueda no logras  un nuevo empleo. Aunque la realidad no sea fácil, hay muchas cosas que puedes hacer para tomar el control de la situación y mantener el ánimo. Es por ello, que a través de este post te animo a cambiar de perspectiva y percibir el desempleo como un momento de transición, que puedes aprovechar para replantear tus objetivos profesionales, cumplir con aquellas metas que nunca habías  logrado por falta de tiempo y descubrir lo que realmente te hace feliz.

Nuestra profesión es mucho más que una forma de ganarnos la vida. La ocupación que desempeñamos influye en cómo nos valoramos a nosotros mismos, así como en la forma en la que nos perciben los demás. Podemos decir que nuestro trabajo nos dota de significado y nos proporciona una estructura, dándole sentido a nuestra vida y llenándola de propósitos. No es de extrañar que la pérdida de empleo y sobre todo el desempleo de larga duración, sea uno de los eventos más estresantes que puede experimentar una persona. A esto podemos añadir la gran incertidumbre que genera perder el trabajo en un contexto como el actual, en el que la crisis económica ha tenido un especial impacto sobre el empleo en nuestro país. Contamos con un mercado laboral que ostenta una de las  tasas de desempleo más elevadas de la Comunidad Europea y una política de empleo ineficaz, con falta de soluciones específicas y concretas y unos insuficientes niveles de intermediación por parte de los servicios públicos de empleo. A pesar de este horizonte, en el que vemos nubes negras por el este y también por el oeste, tenemos que seguir creyendo en nuestras posibilidades y luchar por nuestro futuro, y aunque el camino no sea fácil, os aseguro que saldremos fortalecidos de la experiencia.

El desempleo constituye la perdida de aspectos importantes que suponen una alteración de nuestro bienestar emocional y que en ocasiones son difíciles de enfrentar, como son la perdida de nuestra identidad profesional, la perdía de la autoestima y la confianza en uno mismo, la perdía de nuestra rutina diaria, de nuestra actividad hacia el logro de un propósito, de nuestra red social basada en el trabajo y de nuestro sentido de la seguridad. Esta sensación de múltiples perdidas genera un conjunto de emociones que van desde la ira y el miedo, al rechazo y la impotencia. Lo que debemos de tener claro es que estas emociones son totalmente normales. Tienes todo el derecho a sentirte mal por tu situación y aceptar estos sentimientos te ayudará a manejarlos y afrontarlos desde una perspectiva más positiva.

Debes de saber que muchas personas de éxito han experimentado grandes fracasos a nivel profesional y finalmente han conseguido revertir la situación confiando en ellos mismos y aprendiendo de la experiencia. Cuando pasamos por malos momentos, como estar en desempleo, podemos crecer y hacernos más fuertes en el proceso de superación de los obstáculos que vamos encontrando por el camino hasta lograr nuestro objetivo. Eso sí, nadie ha dicho que sea fácil, y una de las virtudes que tenemos que desarrollar al máximo es la perseverancia.

Qué pasos tengo que seguir para hacer frente al desempleo y no sucumbir en el intento.

1. Haz frente a tus sentimientos.

Cuando estás experimentando sensaciones negativas de miedo, depresión y ansiedad, disminuyen tus posibilidades de volver a entrar en el mercado laboral, por lo tanto es importante hacer frente de forma activa a estos sentimientos, descubriendo formas saludables de darles salida. Reconocer tus emociones y vencer tus pensamientos negativos te ayudará a seguir adelante. Para ello puedes probar los siguientes consejos:

  • Habla con amigos o familiares de confianza de lo que te está pasando. El hecho de compartir y expresar tus emociones puede hacer que te sientas mejor. También puedes probar a escribir sobre tus sensaciones ya que esto puede resultar bastante catártico.
  • Acepta la realidad. Aunque es importante reconocer lo difícil que puede resultar estar en desempleo, es también fundamental evitar compadecerse. En lugar de lamentarte acerca de lo injusto de tu situación, de las cosas que podrías haber hecho para evitar el desempleo o de lo bien que te irían las cosas si no te hubieras quedado sin trabajo, tienes que tratar de aceptar tu situación, ya que cuanto antes lo hagas más pronto podrás continuar con la nueva etapa de tu vida que estas afrontando ahora.
  • Libérate de los pensamientos negativos. Es fácil comenzar a criticarte o culparte por no encontrar trabajo. Es importante no hundirte y dejarte llevar por estos pensamientos negativos y para ello puedes probar a contrarrestándolos con afirmaciones que cambien su significado. Por ejemplo, el pensamiento negativo “No encuentro empleo porque no estoy capacitado, soy un inútil” lo puedes cambiar por “Hago todo lo posible por encontrar empleo, pero el mercado laboral ofrece muy pocas oportunidades”. En una situación así, es fundamental mantener la autoestima equilibrada ya que va a ser nuestra máxima aliada para tener existo en la búsqueda de empleo.

2. Busca apoyo.

  • Cuándo nos enfrentamos al desempleo, es esencial recurrir a la ayuda de conocidos, familiares, excompañeros de trabajo o de estudios y profesionales de la orientación laboral. Nunca se sabe de dónde pueden surgir las oportunidades, y cuanta más gente sepa que estamos buscando trabajo mejor.
  • No trates de cargar con el estrés que genera el desempleo tu solo/a, comparte lo que sientes con la gente de confianza y busca el apoyo que necesitas. No caigas en el error de sentir vergüenza o no pedir ayuda por orgullo. La tendencia al aislamiento que se produce en estos casos solo hace que nos sintamos peor.
  • Pasar a la acción hace que sintamos que tenemos más control sobre la situación. Buscar recursos, acudir a jornadas o realizar cursos formativos nos mantendrá activos y nos hará sentir productivos. También podemos encontrar mucho apoyo y estímulo en personas que estén en nuestra misma situación.
  • Sabemos que un porcentaje muy alto de ofertas de empleo no se anuncian, es el denominado “mercado oculto de las ofertas de trabajo” y esos puestos normalmente se cubren por el boca a boca. Es por ello que el establecimiento de redes de contacto es la mejor manera de encontrar un empleo. Es fundamental hacer networking y darnos a conocer en el mundo laboral, para ello podemos utilizar el enorme potencial que tienes las redes sociales profesionales como Linkedin.

3. Cuida de ti mismo.

El estrés, la ansiedad y los cambios en el estado de ánimo que provocan el desempleo pueden repercutir en tu salud. Es importante que cuides de ti mismo atendiendo a tus necesidades emocionales y físicas y adoptando estrategias para afrontar el estrés.

No dejes que la búsqueda de empleo te agote. Tomate tu tiempo para divertirte, para descansar y relajarte, esto te ayudará a reanimarte y afrontar tus objetivos con energía. Tu búsqueda de empleo será más eficaz si estas emocional y físicamente en buen estado. Para ello puedes seguir los siguientes consejos:

  • Realizar ejercicio físico de manera regular puede ser una gran estrategia para hacer frente al estrés y la preocupación. Te ayudará a mantener en equilibrio tu estado de ánimo y a sentirte con vitalidad.
  • Duerme lo suficiente. El sueño tiene una gran influencia en tu estado de ánimo y la productividad. Asegúrate de dormir entre 7 u 8 horas cada noche. Te ayudará a mantener los  niveles de estrés bajo control y mantenerte enfocado en tu búsqueda de empleo.
  • Practica técnicas de relajación como respiración profunda, meditación o yoga, ya que son un poderoso revulsivo contra el estrés y la ansiedad. También aumentan tus niveles de seguridad y te enseñan a mantener la calma en situaciones difíciles, como por ejemplo una entrevista de trabajo.

4. Mantén una actitud positiva.

Cuando llevamos mucho tiempo buscando empleo, nuestra actitud puede verse dañada. Para mantenerse enfocado en el logro de nuestro objetivo y ser optimista, es necesario:

  • Sostener una rutina diaria. Aunque no tengas obligaciones laborales, ni una agenda que cumplir, seguir un horario autoestablecido nos ayudará a ser más eficientes y productivos. Los seres humanos prosperan cuando se someten a una rutina. Imagínate que estás trabajando desde casa y tienes que estructurar tu día como tal. Por ejemplo, hacer ejercicio por las mañana, dedicar dos horas a la búsqueda de ofertas de empleo, asistir a una conferencia sobre un tema que te interese o a una cita de orientación laboral.
  • Es beneficioso crear un plan de búsqueda de empleo, estableciendo prioridades y los objetivos que nos vamos marcando.
  • Hacer una lista con todos tus aspectos positivos, incluyendo tus habilidades, rasgos de personalidad, los logros y éxitos que has tenido. Los proyectos en los que has colaborado de los que te sientes orgulloso, situaciones en las que hayas destacado. Ten esta lista a mano y revísala a menudo para recordar cuáles son tus puntos fuertes.
  • El desempleo puede dañar tu autoestima hasta el punto de hacerte sentir como un inútil. Hay una gran variedad de formas de sentirse útil incluso si estás desempleado. Por ejemplo participar en acciones de voluntariado te ayuda a valorarte y trabajar para cumplir un propósito. Colaborar con los demás es muy gratificante y te aportará una inyección de ánimo de forma inmediata. El voluntariado también puede proporcionarte experiencia profesional, apoyo social y la oportunidad de hacer contactos.

Voy a terminar recordándote que lo último que debes de perder es la esperanza. A pesar de que puedas sentirte confundido y desilusionado tienes que seguir tocando miles de puertas hasta que se abra la tuya. Mucho ánimo y a seguir luchando.

Por muy larga que sea la tormenta ,el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes. (Khalil Gibran)

Autor: Francisco Góngora.

e-mail: fgongoragomez@gmail.com

Cómo buscar trabajo en Linkedin

Una de las grandes ventajas de Linkedin, es su posición como punto de encuentro entre profesionales y empresas. Las personas y las empresas utilizan Linkedin para la creación de redes, la búsqueda de empleo, la contratación, para investigar a la competencia y para hacer marketing, lo que supone la plataforma perfecta para que las empresas recluten talento.

Cómo buscar empleo en Linkedin

¿Cómo solicitar un empleo en Linkedin?

Podemos buscar empleo de forma indirecta. En nuestro perfil mostramos nuestras actitudes y habilidades, para que las validen y recomienden nuestros contactos, lo que generará una visibilidad mucho mayor. Si contamos con un perfil  excelente, las empresas que estén reclutando talento nos encontrarán en el buscador, por lo que tendremos opciones de contactar con ellas a pesar de que no hayan publicado ofertas. Se trata de una búsqueda de empleo pasiva, ya que son las empresas las que se ponen en contacto con nosotros si requieren un profesional con nuestros conocimientos. Si estas buscando un nuevo puesto de trabajo, tendrás que hacer que los posibles empleadores puedan ver en tu perfil aquello que les interesa, es decir, tu experiencia y tus habilidades.

Podemos hacer también una búsqueda directa. Existe una sección de empleo en la que las empresas cuelgan sus ofertas de trabajo. Este apartado cuenta con un buscador propio en el que se pueden encontrar ofertas por palabras claves que correspondan con nuestro perfil profesional y nuestros intereses. Utiliza la opción de búsqueda avanzada para refinar tu búsqueda y para hacer exploraciones por lugar, nivel de experiencia, empresa, puesto de trabajo, funciones de trabajo, el salario y por fecha de publicación.

También podemos contactar con las empresas a través de mensajes privados. Buscar entre nuestros contactos y comunicarnos de manera privada con ellos. A través del buscador avanzado, hacemos averiguaciones más especificas y  localizamos a los miembros de los departamentos de RRHH o a aquellas personas con capacidad de decisión en las empresas en las que estamos interesados. Debes de ser cuidadoso a la hora de utilizar este recurso. El éxito en LinkedIn se basa en gran medida en la reputación. Ten cuidado a la hora de hacer una solicitud para trabajar en una empresa  y hazlo solo si crees verdaderamente que puedas obtener algún beneficio. No se trata de pedir trabajo, sino de venderte como profesional dentro de tu área.

¿Cómo puedes asegurarte de que estas utilizando todo el potencial de LinkedIn para ayudarte en tu búsqueda de empleo?

Es importante utilizar eficazmente tus conexiones y usar la información disponible en Linkedin cuando estas solicitando un puesto de trabajo. Puedes utilizar Linkedin como una herramienta para investigar sobre las empresas en las que estas interesado en trabajar. Realizarás búsquedas avanzadas para obtener resultados más concisos y concretos. Por ejemplo, qué personas trabajan en esa empresa, si hay algún conocido trabajando ahí, qué cualidades profesionales tienen los empleados, quienes son los responsables…etc. Todo ello te proporcionara información valiosa a la hora de decidir cómo vas a entrar en contacto con esa organización.

Es importante seguir los perfiles de las empresas en las que quieres trabajar, ya que es una buena manera de obtener más información sobre ella. Podrás ver tus conexiones con la empresa, las nuevas contrataciones, promociones, trabajos publicados, empresas relacionadas, eventos que realizan…etc

Otro consejo a la hora de buscar empleo es que añadas la url de tu perfil en Linkedin en tu firma de correo electrónico cuando envíes autocandidaturas a las organizaciones a través de e-mail. Esto expandirá aún más tu red y tu exposición.

Recuerda, Linkedin es un sitio excelente para la búsqueda de empleo. ¿Lo estás utilizando de forma efectiva?

Linkedin: Gestiona tu red de contactos y participa en los grupos.

Linkedin, Contacgtos y Grupos.

En este post vamos a explorar cómo crear y gestionar la red de contactos en Linkedin de manera que nos ayude a lograr nuestros propósitos y cómo compartir conocimientos y entablar debates, participando en la gran variedad de  grupos especializados en temas concretos que existen en Linkedin.

LOS CONTACTOS.

Al tratarse de una red social, Linkedin supone una muy buena oportunidad para localizar y establecer contactos con empresas o profesionales que nos interesen y construir una red profesional. Si elegimos los contactos en base a una estrategia, nos pueden aportar aspectos interesantes, ya que nos va a permitir hacer networking mediante el encuentro con expertos de nuestro sector, estar al día con las tendencias de nuestra área y compartir información con otras personas que hacen un trabajo similar al nuestro.

Cuando has creado tu perfil en Linkedin, la plataforma te permite en principio contactar con gente que conoces y que tienes como contacto en tu agenda del correo electrónico. Por tanto, podrás contactar con amigos, compañeros de estudios, colegas de profesión, socios y convertirlos en parte de tu red. Estos serían los contactos directos o de primer nivel y su principal función es la de proporcionar oportunidades para conocer otros profesionales.

A partir de estos primeros contactos Linkedin comenzará a sugerirnos otros nuevos, que son los contactos de nuestros contactos directos y recomendar a su vez nuestro perfil a los contactos de nuestros contactos. Son los contactos de segundo nivel de relación y te ofrecen la oportunidad de aumentar considerablemente tu red. Puedes dirigirte a ellos a través de mensaje o solicitando una presentación a tu contacto de primer nivel. Por tanto, una vez que has conectado con una persona, podrás tener acceso a su lista de conexiones, ya que Linkedin te permite explorar a los profesionales que hay en tu segundo nivel, empleando la opción avanzada a la derecha del buscador. Aquí puedes hacer búsquedas específicas en función de tus propósitos. Linkedin no te permite establecer contacto con usuarios que no conoces, y te va a pedir especificar qué relación tienes con ellos. En caso de no poder enviarle solicitud, una buena opción es pedir a tu contacto común que os presente. A través de un contacto mutuo, podrás solicitar que te presente a un contacto de su red que te interese a nivel profesional.

Los contactos de tercer nivel, son los contactos de la gente de tu segundo nivel de relación. Podemos acceder a ellos mediante mensaje Inmail o solicitando presentación, al igual que ocurre con los de segundo nivel.

Otro tipo de contactos son los compañeros de los grupos. Linkedin los considera parte de tu red por pertenecer al mismo grupo. Puedes contactar con ellos enviándoles mensajes o utilizando la sección de debates en grupo.

Es importante contar con una red lo más amplia posible. Tus contactos te aportaran nuevos contactos que,  a su vez, colaboran con otros contactos nuevos, actuando como conectores.

No todos los contactos van a tener el mismo valor, ya que cada contacto tendrá a su vez un número diferente de contactos. A los contactos que nos pueden brindar muchas oportunidades , haciendo que nuestra red crezca, se les llama superconectores y los podemos identificar porque en su perfil pone a la derecha +500.

En principio te sugiero que aceptes a todos los contactos que te soliciten pertenecer a tu red, ya que todo el mundo nos puede aportar oportunidades.

La idea en Linkedin no es solo contactar por contactar, sino comunicarnos con nuestra red, establecer relaciones y profundizar en el conocimiento de esas personas, y para ello debemos de escribir a todos los contactos que nos acepten y a todos los que conecten con nosotros, siendo cordiales y educados.

LOS GRUPOS.

Una de las funcionalidades más populares de la red profesional son sus páginas de grupos. Además del establecimiento de redes, también puedes crear y unirte a grupos específicos para discutir ideas y noticias de tu sector. Esta es una gran manera de seguir ampliando y consolidando tu red de contactos. Los usuarios que participan activamente en los grupos reciben hasta cuatro veces más visitas a su perfil profesional.

Los grupos pueden ser públicos y cualquier usuario de linkedin puede ver los debates. Para unirte a ellos solo tienes que hacer clic en el botón únete y serás admitido de forma automática. También hay grupos privados dónde los debates solo pueden ser vistos por los miembros del grupo. El acceso a ellos está condicionado a la aprobación por parte de administrador del grupo.

También tienes la opción de crear un grupo. Tan solo tienes que ir a la pestaña de Intereses, seleccionar Grupos en el desplegable y en la nueva página, pinchar sobre el botón Crear un grupo que está en la parte inferior derecha de la página. La persona que crea un grupo es la propietaria del mismo y por lo tanto su administradora. Tiene la capacidad de proponer los temas, los debates, hacer los subgrupos, las reglas de participación, invitar a otros usuarios de la red a unirse, y puede hacer presentaciones entre los miembros del grupo.

Puedes utilizar los grupos en LinkedIn como una especie de laboratorio de ideas o brainstorming abierto. Al ofrecer tu experiencia a los usuarios de la red y publicar contenido especializado,  generas confianza y mejoras tu reputación como experto en tu área. A través de los grupos puedes darle una mayor visibilidad a tu marca personal, posicionarte como un especialista y aumentar las visitas a tu blog/web, así como mantenerte informado acerca de las noticias y las últimas tendencias dentro de tu profesión.

También puedes utilizar la actualización de estado de tu perfil para hacer preguntas a las personas en tu red o compartir noticias o conocimientos. La actualización de estado en LinkedIn funciona de una manera similar a la del timeline de Twitter.

En el próximo post hablaremos sobre otra de las opciones que nos ofrece esta red social, buscar empleo. 

Cómo configurar tu perfil profesional en Linkedin.

linkedin

Linkedin es la red social profesional por excelencia. Es la más utilizada para encontrar trabajo y para iniciar, mantener y hacer crecer una red de contactos profesionales.

Tu perfil en Linkedin es un escaparate para los potenciales empleadores. Es una base de datos de talento y habilidades y una de las herramientas más utilizadas por los reclutadores para buscar candidatos. Eres potencialmente visible para todos aquellos que buscan específicamente lo que tu puedes ofrecer.

Claves para optimizar tu perfil en Linkedin.

Si quieres que tu perfil te ayude a cumplir tus objetivos profesionales, debes de tener en cuentas las siguientes claves a la hora de configurarlo:

Imagen: Se nos debe de ver de forma clara y con luz, además de con cierto aire profesional. La gente recuerda más los rostros que los nombres.

Dirección de perfil: Personaliza la url de tu perfil haciendo que contenga tu nombre y tu profesión, para que te puedan identificar con ella.

Titular: Tienes 120 caracteres en la parte superior de tu perfil para describir lo que haces. Es importante que contenga palabras claves que describan de forma convincente por lo que nos interesa ser encontrados. Por defecto, si no configuramos esta opción, aparece la última profesión que registramos en experiencia.

Extracto: Se trata de un resumen de tu vida profesional. Responde a la pregunta ¿Cómo resumirías tu experiencia y objetivos?. Cualquier persona que lo lea, debe de tener claro quien eres, qué haces y cuales son tus intereses profesionales. Aquí no se trata de explicar tu C.V, sino de hablar de las cualidades y competencias que has alcanzado a lo largo de tu trayectoria. Tu resumen puede incluir fotografías, una infografía de tu experiencia o un vídeo de una charla que diste. Vale la pena hacer el esfuerzo y escribir un resumen que sea cautivador y que refleje tu esencia como profesional. Puedes terminar realizando una llamada a la acción del tipo”ahora que me conoces y sabes lo que hago, si estas interesado no dudes en ponerte en contacto conmigo, estoy abierto a todo tipo de propuestas profesionales.”

Experiencia: Es lo que más se parece a un Curiculum Vitae  tradicional. Se trata del espacio dedicado a exhibir tu experiencia, conocimientos y habilidades. Es importante hablar de las funciones que has realizado en el puesto de trabajo, lo que has aportado al puesto y cuál ha sido tu valor diferencial. Es importante también, actualizarlo cada vez que cambie tu situación laboral para que no quede desfasado. Cuando teclees el nombre de la empresa, debes de elegir entre las sugerencias que aparecen. Esto quiere decir que otras personas ya han dicho que trabajan en esa empresa y te agrupará con ellas. Si la empresa tiene página en Linkedin, aparecerá su logotipo en tu perfil.

Aptitudes y conocimientos: Son los términos que añadimos sobre las áreas que dominamos. Nuestros contactos las pueden validar, lo que genera confianza en quien lo ve, ya que nos aporta credibilidad. Es muy recomendable añadir las aptitudes ya que funcionan muy bien en el buscador. Por ejemplo, podrían estar buscando a un Psicólogo especialista en Mediación Familiar, y si un Psicólogo ha marcado entre sus aptitudes la Mediación Familiar y consigue varias validaciones, será muchos más probable que aparezca en el buscador. Sé generoso con los contactos que conozcas, validando sus aptitudes y conocimientos para que ellos hagan lo mismo contigo.

Educación: Añade todo lo que hayas estudiado, carrera, master y los cursos que te sirvan para tu vida profesional. Aquí tambien puedes seleccionar entre las opciones que te aparecen mientras  tecleas el nombre del centro dónde estudiaste cada titulación. Esto nos agrupara automáticamente con otros alumnos y nos será más sencillo contactar con compañeros.

Recomendaciones: Uno de los aspectos más valioso que aporta Linkedin, es el generar credibilidad y ello lo podemos conseguir a través del apartado de recomendaciones. Podemos recomendar y ser recomendados. No todas las recomendaciones tienen el mismo peso, siendo las más significativas las de los jefes o los clientes, seguidas de las de los compañeros. Para lograr que tu perfil aporte a quien lo vea, una gran credibilidad, tienes que ser proactivo a la hora de pedir recomendaciones.

Palabras clave y SEO: Incluir palabras claves en todas las secciones de tu perfil para la optimización de los motores de búsqueda (SEO). Ya sabes que cuando los reclutadores hacen búsquedas en Linkedin, lo hacen utilizando palabras clave en función de la industria o el perfil de candidato que necesitan.

Grupos y Asociaciones: Los grupos son una excelente manera de construir relaciones y establecer contactos con personas que están haciendo un trabajo similar al tuyo o que tiene intereses comunes. Tienes alrededor de 1,3 millones de grupos en Linkedin para elegir. Únete a la mayor cantidad de grupos relevantes que puedas y contribuye en las conversaciones que se generan, muestra tu experiencia, tu valor y tus intereses.

Asegúrate de tener el perfil completo: Linkedin dice que un perfil aparece 40 veces más en los resultados de búsqueda si está completo. Tienes 40 veces más oportunidades de ser encontrado.

Ahora ya tienes tu perfil preparado para comenzar a buscar aquellos contactos que te interesen en tu objetivo profesional. En el próximo post te daré las claves para relacionarte de manera efectiva en Linkedin y crear una red de contactos.

Francisco Góngora.

Las 13 tendencias que influyen en tu búsqueda de empleo.

13 tendencias que influyen en nuestra búsqueda de empleo

La tecnología ha tenido un gran impacto en la forma en la que empleadores y aspirantes se comunican e interactúan entre sí. Los profesionales del área de rrhh usan cada vez más herramientas de e-recruitment en sus procesos de selección y los solicitantes de empleo buscan y envían sus candidaturas a través de las redes sociales o utilizando un videocurrículum.

En este  post vamos a analizar cuales son estas nuevas tendencias que han surgido en el área de rrhh y cómo ello afecta a la búsqueda de empleo. Es imprescindible que conozcamos las novedades en los procesos de selección de personal de las empresas para poder adaptar nuestra estrategia de búsqueda de empleo y conseguir nuestro objetivo. Crear tu propia estrategia de búsqueda de empleo y tener una mejor comprensión sobre el proceso en su conjunto te hará ser capaz de actuar de modo más apropiado para lograr el éxito.

Tendencias que han venido para quedarse.

1. Los reclutadores tienen cada vez más candidatos que evaluar en su búsqueda de talento y cuentan con un tiempo limitado. Su promedio para analizar un curriculum era de 20 a 30 segundos y ahora es de 6 segundos. Se apoyan cada vez más en  las nuevas tecnologías para facilitar su tarea y conectan más con los candidatos que les simplifican el trabajo, es decir, con aquellos que aportan herramientas que impacten y resuman aquello que saben hacer.

2. Los encargados de selección de personal de las empresas acuden a los medios de comunicación social en búsqueda de candidatos idóneos para cubrir puestos de trabajo. Si eres de los que no te has molestado en cultivar tu presencia social en la red, podrás ser descartado sin más. El reclutamiento social se ha convertido en un recurso esencial en la búsqueda de aspirantes. El 93% de los reclutadores revisan el perfil social de un candidato antes de tomar una decisión. Mientras Linkedin sigue siendo la red más utilizada para ello, facebook y twitter están ganando popularidad.

3. Mientras que el curriculum vitae ha jugado un papel importante durante años, actualmente su formato y contenidos ha cambiado y se ha convertido en un añadido de los perfiles en redes sociales, videocurrículum, infografías y otras aplicaciones de biografía profesional online.

4. Tenemos que utilizar  Linkedin como un complemento al curriculum, no como un espejo. El perfil de Linkedin debe de ser más personal y más atractivo que un curriculum. Tiene capacidad para vincular archivos, vídeos, intereses, y otra información útil que proporciona una imagen más rica y más profunda. Los resúmenes son cada vez más creativos en la presentación de la motivación y las inquietudes e intereses. Con esta herramienta social tenemos más posibilidades a la hora de mostrar lo que sabemos hacer y de reflejar nuestro valor.

5. Twitter es una herramienta valiosa para el seguimiento de ofertas de empleo, ya que está siendo muy utilizada por las empresas para publicar los perfiles que están buscando. Es fundamental que sigas a aquellas empresas u organizaciones en las que te interese trabajar para estar pendiente de las ofertas que publican, así como para obtener información sobre cuales son sus características y valores empresariales, ya que te va a ser de mucha utilidad si consigues que te hagan una entrevista.

6. Las aplicaciones móviles serán la próxima gran tendencia para la solicitud de un empleo. Esta tendencia ya ha surgido y se proyecta que crezca rápidamente. El dispositivo móvil está jugando cada vez más un papel clave en el reclutamiento y en la búsqueda de empleo. Los reclutadores utilizan el teléfono móvil para publicar ofertas, buscar y contactar con los candidatos. es necesario que todos los documentos necesarios en nuestra búsqueda ( Currículum, cartas de motivación, blog profesionales…etc), estén adaptados al formato móvil, para que se puedan visualizar de modo correcto.

7. En una selección, los encargados indican que el 60% de sus mejores candidatos los encuentran a través de referencias. Ahora más que nuca necesitas lanzarte a hacer networking y ser proactivo en establecer conexiones profesionales.

8.Las entrevistas en grupo son cada vez más comunes. Los candidatos necesitan prepararse para hacer frente a dos escenarios: o bien para  responder a un equipo de entrevistadores, o para ser uno de varios candidatos en una misma sesión.

9.Los candidatos tienen que trabajar más duro para posicionar su marca personal. En un  mundo donde la marca eficaz abre puertas, la elección de no tener una, equivale al suicidio profesional.  Cada vez se puntúa más el valor de la innovación a la hora de enviar una candidatura mediante la creación y el aprovechamiento de diferentes herramientas para defender la marca personal. Mientras que los curriculum y los perfiles en Linkedin son ampliamente utilizados y son ya indispensables para postular a muchas candidaturas, podemos contar con una amplia variedad de herramientas tales como los blog profesionales, las biografías de liderazgo, los correos con hipervínculos a portafolios y las presentaciones multimedia que nos van a aportar un gran beneficio en nuestro objetivo de destacar.

10. La tendencia es contratar a los trabajadores sobre una base de proyecto. En 2020 más del 50% de los empleados trabajará en base a proyectos. Los trabajadores cualificados tienen que empezar a pensar en su carrera no como una serie de puestos de trabajo a tiempo completo, sino como una cartera de proyectos o fuentes de ingresos.

11.Con menos perspectivas de empleo y un aumento de la competencia en el mercado laboral, es vital que los solicitantes gestionen sus carreras no solo cuando están en busca de trabajo, sino de manera continuada.Los profesionales ya no pueden permitirse el lujo de no tener en cuenta sus currículum o su perfil en Linkedin porque no están buscando empleo en ese momento.

12. Los solicitantes de empleo  más jóvenes empiezan a enviar su candidatura para un trabajo de modo diferente. Es más cómodo hacerlo a través de vídeo o a través de las redes sociales. Creen que el currículum está obsoleto ya que no pueden postearlo ni twittearlo.

13. En un mundo competitivo como el actual, mantenerse por delante de los otros candidatos es importante si quieres conseguir el empleo. Es por ello que tenemos que ser creativos y utilizar todas las herramientas que tenemos a nuestra disposición para diferenciarnos de los demás y crear nuestro propio sello, nuestra identidad o marca.

Recuerda, las tendencias en la búsqueda de empleo cambian a una velocidad de vértigo y nosotros tenemos que estar preparados para cambiar a la misma velocidad.