Desarrolla tu plan de vida emprendedora y alcanza el éxito.

Características de un emprendedor de éxito. Una persona emprendedora es aquella que convierte una idea en un proyecto y lo lleva a cabo, asumiendo el riesgo que este trae consigo. Estas personas suelen tener actitudes y aptitudes que les posibilita iniciar nuevos retos en su afán de llegar más allá de dónde han llegado. Las actitudes de estas personas siempre son impulsadas por su espíritu emprendedor.

¿En que consiste el espíritu emprendedor?

Es la capacidad que tienen los emprendedores para adaptarse, generar cambios, innovar, tener una visión y adoptar medidas para alcanzarla, saber comunicar sus propuestas, tener pasión, ser positivos, saber liderar y tener capacidad para trabajar en equipo. Es su espíritu emprendedor lo que les permite realizar eficazmente su trabajo y desempeñar con éxito sus proyectos.

¿Qué habilidades tienen las personas emprendedoras?

Las habilidades o skills, son las capacidades que tienen las personas para aplicar conocimientos  y utilizar técnicas para completar tareas y resolver problemas. Para tener éxito,es importante tener conocimientos técnicos específicos, y también un conjunto de habilidades que nos permiten enfrentarnos a nuevos desafíos. Estas habilidades se desarrollan a través del entrenamiento y la práctica. Las personas emprendedoras cuentan con las siguientes habilidades o patrones reiterados de comportamiento: Buscan las oportunidades, trabajan en el cumplimiento y poseen un gran compromiso con las actividades desarrolladas, tienen persistencia y capacidad para afrontar los problemas, trabajan con eficiencia y calidad, saben evaluar los riesgos, planifican de forma sistemática, están constantemente buscando información, tienen una fijación de metas claras, poseen redes de apoyo (networking), capacidad para trabajar en equipo y mucha autoconfianza.

¿Cómo desarrollar un plan de vida emprendedora?

Para alcanzar el éxito es imprescindible plantearte metas y objetivos que te motiven a trabajar para lograr tus sueños. Un plan de vida emprendedora consiste en establecer un conjunto de metas y objetivos que representen lo que quieres ser y lo que vas a hacer en determinados momentos de tu vida, así como las posibilidades que tienes para lograrlo. Los pasos que debes de seguir para elaborar tu plan de vida emprendedora son:

  • Logra conectar con tu parte emocional. Debes de tener claro quien eres.
  • Fija metas. Piensa en una lista de deseos que quieres cumplir en tu vida.
  • Anota algunas de esas metas con fechas determinadas para cumplirlas.
  • Para verificar que tus metas son claras y están bien descritas, debes de asegurarte que sean medibles, alcanzables, realistas, específicas, acotadas en el tiempo y que supongan un reto.
  • Indaga cómo cumplir tus metas. Dónde te encuentras ahora y qué pasos necesitas para hacerlas realidad.
  • Debes de analizarte profundamente y conocer el nivel de desarrollo de tus habilidades emprendedoras, así podrás afianzarlas y reforzarlas.
  • Finalmente elabora tu plan de vida con toda la información con la que cuentas. Este plan debe de contener los  objetivos que te has propuesto y para cada objetivo te formularas preguntas como ¿Qué voy a hacer para superar mis limitaciones?, ¿Qué cualidades tengo y cuales debo de reforzar? ¿Cuándo lo voy a llevar a cabo?

Si te mantienes en tu zona de confort, tienes a tu pájaro enjaulado.

Francisco Góngora.

Los portales de empleo del futuro.

portales de empleo del futuro.
Hace aproximadamente 15 años los portales de empleo irrumpieron en el ámbito de la búsqueda de trabajo y el reclutamiento de personal, alcanzando una gran popularidad entre los demandantes y las empresas, como agentes de intermediación online. ¿Crees que están quedando obsoletos este tipo de portales?

No podemos negar que la forma de reclutar personal y de acceder a oportunidades laborales, ha cambiado mucho en los últimos años. En la actualidad están adquiriendo mucho protagonismo  las redes sociales, en cuyas plataformas, la búsqueda de empleo se basa más en el establecimiento de relaciones profesionales y el networking.

El auge de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, favorece que se vayan adoptando formas más activas y personales de búsqueda de trabajo, en contraste con la falta de dinamismo de lo portales de empleo, que requieren por parte del demandante una actividad mínima, que se reduce a rellenar el perfil con sus datos personales y profesionales y a inscribirse en las ofertas que se van publicando.

Aunque la mayoría de los demandantes de empleo se abren perfiles en estos portales, son pocos los resultados positivos que obtienen, lo que ha provocado que con el tiempo hayan ido perdiendo protagonismo y fiabilidad. Esta falta de confianza por parte de usuarios y también de empresarios se debe principalmente a los siguientes factores:

  • Suelen publicar ofertas sin contrastar. Son muchas las ofertas en las que te inscribes encajando perfectamente con el perfil demandado y tu candidatura se queda permanentemente en “La empresa ha recibido CV”.
  •  A veces con suerte y cumpliendo todos los requisitos que pide la oferta, te puedes quedar en un permanente “La empresa ha estado gestionando CVs” y no vuelves a saber nada más.
  • El formato de los portales de empleo no te permite ser creativo a la hora de enviar tu candidatura ya que no ofrecen apenas opciones y solo puedes contactar con las ofertas que publican, a través de sus páginas.
  • Las ofertas de empleo se repiten. Pasado un tiempo se vuelve a publicar la misma oferta en la que ya estabas inscrito, lo que te hace dudar sobre su veracidad.
  • En una oferta de empleo se pueden registrar tantas candidaturas, que las empresas tendrían que emplear muchísimo tiempo para poder estudiarlas todas y es evidente que no lo van a hacer.
  • Para las empresas es costoso publicar sus ofertas de empleo en estos portales y no reciben el servicio que necesitan, ya que les llegan cientos de candidaturas sin pasar por ningún tipo de filtros.

En la actualidad y como tendencia imparable, la búsqueda de empleo se ha vuelto más dinámica y requiere de un demandante activo, que sepa gestionar su identidad profesional y establezca una red de contactos que le ayuden en la consecución de su objetivo. Ahora no es suficiente con una intermediación tradicional como la que ofrecen los portales de empleo, sino que se debe de propiciar un entorno en el que candidatos, empresarios y reclutadores puedan interactuar abiertamente. Son las redes sociales profesionales como Linkedin , las que en la actualidad permiten a los usuarios realizar este tipo de acciones y las que están adquiriendo un elevado indice de popularidad y de éxito a nivel global.

Las empresas de intermediación online clásicas son conscientes de estas nuevas tendencias y están evolucionando hacia la ampliación de los servicios que venían ofreciendo. Portales de empleo como Infojobs, uno de los más importantes, ahora permite crear una red de contactos entre los usuarios y las empresas registradas, así como poder publicar e intercambiar contenidos. También ofrecen consejos de expertos sobre búsqueda de empleo, artículos útiles sobre confección del CV y cartas de presentación y técnicas de búsqueda de empleo.

Las nuevas iniciativas que están surgiendo parecen híbridos entre portal de empleo y red social, aunando lo mejor de ambas plataformas. Los nuevos portales de empleo ofrecen servicios innovadores que facilitan la tarea tanto a demandantes como a empresas. Cada vez aparecen más portales de búsqueda de empleo específicos  para una categoría profesional concreta, para quien tiene tiempo flexible o para quien busca un trabajo a media jornada. Se ofrecen prestaciones que se adaptan más a las necesidades de los usuarios. Han emergido nuevas herramientas que brindan a las empresas servicios que no obtenían en los  portales de empleo clásicos, como la posibilidad de obtener candidatos para un puesto de trabajo, filtrados según su perfil, habilidades y competencias y contrastando la información disponible en redes sociales. Para los demandantes de empleo, existen plataformas en las que  nos damos de alta, rellenamos un perfil detallado y el sistema empieza a recomendarnos puestos según nuestras habilidades.

El futuro ya está aquí. Estos nuevos servicios rastrean internet en busca de ofertas colgadas en las páginas web de headhunters, las redes sociales, los portales…y a las empresas en lugar de tener que filtrar las cientos de candidaturas que les llegan, el sistema les sugiere los mejores.

Francisco Góngora